cuerpo_coach
PROTECCIÓN SOLAR PARA TU TIPO DE PIEL
Cuídate, los rayos UV del sol son invisibles, no sus efectos

Sea como sea tu piel: clara u oscura tienes que protegerla de los daños solares con una crema solar. El número que aparece en el envase de la crema solar: FPS (factor de protección solar) indica el tiempo máximo de exposición solar diario que vendrá determinado por tu tipo de piel. ¿Te interesa? Sigue leyendo

PROTECCIÓN SOLAR PARA TU TIPO DE PIEL

PIEL CLARA

Es clave que te protejas de los rayos UV del sol. Necesitas aplicar protector solar en todo tu cuerpo, siempre que vayas a estar expuesto al sol aunque esté nublado - porque los rayos UV están presente,  cuanto mayor sea el FPS mejor.  Así que descubre nuestros  protectores solares con FPS 50 y di no al rojo en verano. Además, cuando te expongas a los rayos UV del sol, intenta llevar camisetas, sombrero, gafas de sol y quedarte a la sombra en las horas centrales del día. Y una sombrilla o un buen toldo nunca están de más.

PIEL "MEDIO": MEDIO CLARA, MEDIO OSCURA

Las personas mediterráneas, latinas, asiáticas...suelen tener este tipo de piel, así que puedes considerar afortunado porque tienes una piel con una buena tolerancia al sol, lo que no significa que seas inmune a los efectos dañinos del mismo.

Seguro que no te quemas con facilidad en tu día a día, pero al llegar a la playa recurres a alguna crema solar aunque sólo sea por alguna anécdota que no quieres volver a revivir.  Si bien es cierto sí te puedes permitir un FPS menor, que alguien con la piel más blanca, pero te aconsejamos que nunca sea inferior a 15. Dicho esto, si te da una pereza horrorosa echarte crema...te recomendamos nuestra bruma solar  NIVEA Protege y Refresca cuando la pruebes seguro que no quieres otra. Y no olvides usar unas gafas de sol con protección UV, además de tener "libertad" para fichar, piensa en el bien de tus córneas. Protégete del sol y cuídate, tu piel te lo agradecerá.

PIEL OSCURA

La piel oscura tiene una alta cantidad de melanina y esa es la razón por la que filtra dos veces más la radiación UV del sol que la piel clara; pero aún así, también se quema y por lo tanto hay que protegerla. Así que si este es tu caso la próxima vez no olvides usar tu crema solar, idealmente FPS 15 y si no te gusta el efecto que deja en tu piel prueba nuestro spray de Protege y Refresca o Protege y Broncea, su textura ligera favorece una absorción inmediata. Ya no tienes excusas para no cuidarte.